VIVE DISFRUTANDO

Ilustres de nuestra provincia IX (Gregorio Fernández)

Vive Disfrutando mientras nos acompañas a rozar la atmósfera espiritual del S. XVII, al paso de un vecino afamado, reconocido y querido. Él es, Gregorio Fernández, natural de Sarria (Lugo), allí nació en 1576, aunque vivió la mayor parte de su vida en Valladolid, y falleció en 1636, en una casa del actual Paseo Zorrilla, que había pertenecido a su idolatrado Juan de Juni, otro grande de la escultura policromada.

La Piedad de Gregorio Fernández s. XVII

Con 24 años se trasladó a nuestra ciudad, su habilidad escultórica, marcada por un elegante manierismo, fue del gusto de la iglesia y de la realeza, ya que la corte imperial se había establecido en Valladolid. Entró en el taller de Francisco Rincón que murió en 1608, y Fernández siguió adelante con el estudio, tutelando y enseñando el oficio a Manuel Rincón, hijo del finado. Atendía importantes encargos de las principales ordenes monásticas, de Felipe III, y de los Condes de Fuensaldaña, y adquirió una fama extraordinaria. Fue tan intensa la actividad que desarrolló y de tal importancia, que sus tallas, marcadas por un dramatismo realista, se encuentran entre las de mayor valor artístico en escultura policromada del “Barroco Castellano”.
En la biografía que escribió Antonio Palomino en 1724, cuenta que el maestro diseñaba, modela en cera o arcilla, y los oficiales ejecutaban las figuras de acuerdo con los modelos. Él realizaba siempre las cabezas y las manos, aunque en algunos casos los clientes exigían que todo fuera obra personal del escultor. Nos muestra un Gregorio Fernández profundamente religioso, pertenecía a varias Cofradías, y era tan caritativo y limosnero que sus coetáneos le consideraban santo. Previamente a la realización de una obra se preparaba mediante “la oración, ayunos, penitencias y comunicaciones, porque Dios le dispensase su gracia por el acierto”. Esculpir imágenes religiosas era un compromiso de fe, y por ese motivo los colores sobrios de sus policromías eran para evitar la distracción de los fieles.
Disfruta de su imaginería en retablos, cofradías, procesiones, y en los pasos de la Semana Santa Vallisoletana.

Escrito por María del Carmen González Sanz (Maika) para el Prólogo de la edición nº 16 de VD, ago-sep 2020.

https://www.bubok.es/autores/Maika62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X