VIVE DISFRUTANDO

Ilustres de nuestra provincia VIII (Mª de Molina)

Iremos dehilachando algunos datos biográficos de la agitada vida de María de Molina, nacida en Valladolid en 1264, en Palazuelos, Tierra de Campos.
También, queremos invitarles a pasear por la calle vallisoletana que lleva su nombre, un homenaje a su buen hacer como benefactora y como reina, hondamente querida y respetada por el pueblo. María Alfonso de Meneses, ese era el nombre de la que fuera reina de Castilla por su matrimonio con Sancho IV “el Bravo”, hijo de Alfonso X “el Sabio”.

Sepulcro de María Molina en el Monasterio de las Huelgas Reales de Valladolid

 

 

 

 

 

 

 

 

Era la suya una unión ilegítima por ser parientes en grado prohibido. El propio Alfonso X “el Sabio” se opuso a esta unión, ya que Sancho IV estaba desposado, y tenía descendencia con María de Ucero. El Papa Martín IV se pronunció en contra del matrimonio, instando a los obispos castellanos a que deshicieran la unión que había tenido lugar en Toledo. Un amplio sector de la alta sociedad castellana estaba en contra de la política del rey “Sabio”, no entendían su admiración por la cultura árabe y judía, y se posicionaron a favor de Sancho. Comenzó una cruenta guerra civil en la que se batían por los derechos de sucesión. Los reyes tuvieron que insistir mucho para obtener la dispensa pontificia, tenían que normalizar su matrimonio, y legitimar su descendencia.
María de Molina enviudó joven, y fue regente testamentaria por su heredero Fernando IV, de solo nueve años. La legitimidad matrimonial llegó seis años después de enviudar. Luchó para aumentar el prestigio de su marido dirigiendo una campaña militar cuando estaba enfermo, luchó para que su hijo conservara la Corona y le ayudó estratégicamente cuando fue mayor de edad; años después volvería a ser reina regente por su nieto Alfonso XI, huérfano al año de nacer.
María de Molina tenía un gran sentido de Estado, fue una reina con “mesura diplomática”, cualidad muy valorada en su época. Supo lidiar en un mundo de hombres, y en una de las épocas más difíciles y convulsas. Fue una reina pacificadora, frenó invasiones extranjeras, y conjuró crisis internas. Rescatada de la invisibilidad, es descrita como una reina fuerte e inteligente, cuya actuación política fue decisiva para la continuación de la Corona Castellana.

Escrito por María del Carmen González Sanz (Maika) para el Prólogo de la edición nº 13 de VD, feb-mar 2020.

https://www.bubok.es/autores/Maika62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X