VIVE DISFRUTANDO

La Seca, cuna del verdejo

La Seca es el municipio más emblemático en la Denominación de Origen Rueda. Posee la mayor extensión de viñedos (3355 hectáreas), y la cultura vitivinícola ha marcado el desarrollo social y económico del municipio desde el s. XVI hasta nuestros días.
Enclavado en la cuenca sur del Duero, el cual baña el paisaje uniformado de viñedos, se presenta como destino enoturístico singular en el marco de la Ruta del Vino de Rueda cualquier época del año.
Patrimonio civil, religioso e inmaterial, se funden en la idiosincrasia que ha dotado la vitivinicultura a La Seca un destino singular. A través de las Rutas Verdejas, y el compendio de actividades que entroncan la oferta cultural y turística, especialmente adaptada frente al contagio de la COVID-19, impregnan al visitante con la mística del vino: Cultura, conocimiento y placeres sensoriales.
Recorridos por el patrimonio civil y religioso: La constatación de la pujanza que ha otorgado el vino a La Seca, queda reflejado en su legado patrimonial que suma a su potencial, las marcas y cicatrices de los avatares de la historia: Destacan la Casa Consistorial, obra sobre planos del arquitecto Ventura Rodríguez (último tercio del s.XVIII), imaginería de Alejo de Vahia y otras obras tan relevantes de la Iglesia N.ª S.ª de la Asunción como la Sacristía, el Coro Bajo e incluso la construcción del órgano barroco (Antonio Ruiz, 1790-92) (ver foto). Considerado el de mayor tamaño y esplendor sonoro de la provincia, cuya banda sonora se disfruta en las “Veladas Verdejas”. De igual modo, patrimonio bajo el suelo con sus bodegas subterráneas, y en superficie con casas solariegas e instalaciones innovadoras para la elaboración de afamados vinos. Una veintena de bodegas muestran lustre y esplendor en la materia.
Itinerarios a través del estudio y disfrute del paisaje: Flora y fauna uniformados en el horizonte cuyos protagonistas son los viñedos, tan longevos que algunos son centenarios. Tan auténticos que incluso hay pequeñas muestras de viñedos prefiloxéricos, algunos datados de 1863. Patrimonio inmaterial que cobra especial singularidad en La Seca y se pone en valor a través de los paseos “Somos majuelos” y circuitos “La Seca copa en mano”. Éstos, en épocas tan señaladas como la vendimia y los primeros mostos, la recuperación de costumbres olvidadas como la posterior rebusca de uvas. El arte de la poda y el aprovechamiento de los sarmientos, etc.
Todo ello, junto a sus protagonistas: Los saberes que atesoran las personas, hombres y mujeres que conforman el paisanaje de La Seca: Viticultores, enólogos, bodegueros y hosteleros.
En definitiva, La Seca, un destino dinámico con costumbres y tradiciones enraizadas al acervo cultural vitivinícola, dispuesto a satisfacer los paladares más exigentes, a través de programaciones personalizadas desde el área de cultura y turismo del Ayuntamiento.

www.ayuntamientolaseca.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X