VIVE DISFRUTANDO

Un paseo por el patrimonio de Piña de Esgueva

Querido visitante, es grato para mí mantener con usted esta conversación desde lo alto de la Casa del Monte, un lugar muy apreciado por todos los vecinos de Piña de Esgueva, y que constituye un auténtico mirador del pueblo. Desde aquí podemos visualizar la extensión de este municipio vallisoletano y le quiero hacer partícipe de todos los elementos que componen mi reciente libro publicado que lleva por título Entre dos ermitas y una iglesia. Piña de Esgueva.

ruta,paseo,esgueva,valladolid,patrimonio,castillayleon,vivedisfrutando
Foto: Iglesia de Santa María en Piña de Esgueva.

Bajando por la ladera del páramo, entre encinas y matorrales bajos, por donde pasta el ganado ovino, llegamos hasta la iglesia de Santa María. Se trata de un templo de estilo románico formado por dos naves, y escoltado en un extremo por la torre y en el opuesto por el ábside. En su interior se conservan cinco retablos y un extenso patrimonio material. Gracias al interés del pueblo en las últimas décadas el edificio ha sido consolidado garantizando su perdurabilidad en el tiempo. Continuando por la carretera que divide el pueblo y que nos conduce desde Valladolid llegaremos hasta la ermita del Cristo de Balaguer. Es un edificio pequeño, de planta rectangular y en cuyo interior se rinde culto a un Cristo Nazareno al que todos los años los vecinos del pueblo sacan en procesión. Avanzando por este camino nos encontramos a un margen de la carretera con la antigua casa del caminero y un poco más adelante, en el medio del campo, con los restos de lo que fue un molino maquilero, y el cauce por el que pasaba antiguamente el río Esgueva.

En el centro del pueblo, enfrente del ayuntamiento, se emplaza la ermita de San Pedro, un edificio de estilo herreriano destinado actualmente para fines culturales del municipio y en cuyas paredes interiores aún se conservan restos y detalles de las antiguas pinturas que lo engalanaban.

Vamos a continuar el paseo saliendo del municipio por el puente del río Esgueva para llegar hasta la torre Mazariegos. Únicamente se conserva la espadaña de lo que pudo ser otra edificación religiosa.

Cada 13 de junio y cada 8 de diciembre los vecinos rinden culto a San Antonio de Padua y a la Inmaculada Concepción, respectivamente. Pero, es más, cada primero de marzo algunos vecinos, los miembros de la Cooperativa del Campo Agraria de Piña de Esgueva, la antigua Sociedad de Socorros Mutuos, continúan celebrando la festividad del Santo Ángel de la Guarda, una tradición que data del año 1890. Por último, le invito a visitar este municipio en su semana cultural que se celebra a comienzos del mes de agosto.

Por Iván Muñoz Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X