VIVE DISFRUTANDO

Un pueblo sin cultura es un pueblo en extinción

“Un pueblo sin cultura es un pueblo en extinción” y qué mejor cultura puede existir que nuestras tradiciones, nuestra música de raíz, nuestras danzas, esa ahora tan denominada de la España vaciada.

Después de casi 30 años recorriendo pueblos, ciudades, países, creo sin lugar a dudas que tenemos que cuidar nuestras raíces, las tradiciones de nuestros antepasados, de nuestros abuelos, en definitiva, nuestra música y nuestras danzas.

Escuchar el sonido de una dulzaina en una plaza, una canción de oficios ya desaparecidos, un vino en una bodega con alegres melodías de tradición entre amigos en torno a las brasas de una chimenea es sinónimo de que ahí existe la alegría.

Esta música de tradición oral que se ha ido transmitiendo de boca en boca a través del tiempo, con trabajo de campo, escuchando a la gente en los mismos pueblos y aldeas, transcribiendo toda la sabiduría, la música, las danzas, incluso canciones infantiles y nanas cada vez más en desaparición y que nos cantaban nuestros abuelos, quién no se ha dormido con una canción o un cuento o una melodía tantas noches…

Soy un percusionista tradicional, toco entre otros instrumentos tambor, bombo y con mi grupo “Dulzaineros Tierras Llanas” intento llevar nuestra música por cada rincón y que no se pierdan estas tradiciones y danzas, ni todos y cada uno de los instrumentos que siempre se han escuchado en cada fiesta como la dulzaina, pandereta, castañuelas, gaita, una simple botella de anís, flautas, tamboriles y otros muchísimos instrumentos más…

Qué bonito es escuchar cada tonada, cada melodía como lo hacían nuestros antepasados en cada época del año o cada momento del trabajo o del día, como aguinaldos, canciones de carnaval, de bodas, de vendimia, jotas dedicadas a fiestas de santos, villancicos, nanas y tantos tipos de bailes que ojalá nunca se pierdan como pasodobles, rumbas, tangos, entradillas, habas verdes…

Que nunca se olvide nadie de dónde venimos, nuestras tradiciones, nuestra música y en definitiva nuestra cultura.

Enviado por Antornio Ruano Gómez para el Rincón del lector de la edición nº 16 de VD, ago-sep 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X