VIVE DISFRUTANDO

Ilustres de Valladolid XVIII (José Jiménez Lozano)

“Uno solo, con un libro, en un rincón”. Esta frase de los clásicos, es carta de presentación de José Jiménez Lozano, un enamorado de las letras, defensor de la libertad de pensamiento, maestro de quien se acerque a leerlo. VIVE DISFRUTANDO viene con espíritu de animación a la lectura, y con una remembranza al magnífico y prolífico escritor abulense nacido en 1930. Falleció en Valladolid en 2020.

Desde sus estudios de Bachiller en el Instituto Zorrilla siempre estuvo biográficamente relacionado con Valladolid, aquí desarrolló su vida profesional como escritor, y en El Norte de Castilla, como colaborador, redactor, subdirector, y más tarde en la dirección del periódico. También colaboró en ABC, y La Razón. Consolidó una profunda amistad con Miguel Delibes que le dedicó “Cinco horas con Mario”, les había unido el trabajo en el periódico y su pasión por la escritura. Además, ambos retrataron la condición humana y el espíritu de Castilla. José Jiménez Lozano fue un enamorado de las letras, un narrador lúcido que se denominaba a sí mismo “escribidor”.

Si escribir significa rayar un papel con tinta y pluma, entonces él rayó mucho papel, ya que escribió ensayos, novelas, cuentos, diarios, poesía, artículos y una amplia correspondencia. Tanto y tan bien escribió que fue galardonado con el Premio Cervantes, el Premio Castilla y León de las Letras, y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Le gustaba decir, “Todo depende de la educación, y todo tiene que ver con la educación”, ya que “la cultura profunda nos hace compañía y nos vuelve mejores”, la moralidad social se enriquece. El estudio nos perfecciona, pero “la literatura no puede estudiarse como si fuera química”, la experiencia de vivir en la ficción leyendo a otro, “es un camino que hay que recorrer solo” porque estamos dejando pasar lo leído a nuestro interior, y aunque es ficción, nos sumerge en otros tiempos, otros universos y aumenta nuestra reflexión de la vida. Así, al enfrentarnos a la literatura, nuestros escritores preferidos se convierten en nuestra familia espiritual; como José Jiménez Lozano decía, “somos parientes de quien leemos”.

Hombre sosegado, en su expresión escrita gustaba la sencillez y la llaneza en las palabras, “escribía como hablaba”, y era modesto ante sus logros. Fue escritor de oficio, humilde y “osado”, ya que trataba de “levantar la vida con palabras”.

Escrito por María del Carmen González Sanz (Maika) para el Prólogo de la edición nº 25 de VD, feb-mar 2022.

https://www.bubok.es/autores/Maika62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X