VIVE DISFRUTANDO

Vive el verano

Junio llega de la mano del sol, de la alegría, de la ropa tiznada de “arco iris”, y de paseos sin abrigo. Es cierto que aún tenemos los ojos llenos de primavera, pero nuestro espíritu mediterráneo nos anuncia un verano cargado de movimiento y de salidas. Da gusto tener tantas horas de luz, porque a los humanos nos funciona como eficaz antidepresivo, nos mejora el humor, acelera nuestro metabolismo y nos activa para apartar la rutina. Todos salimos más a la calle, es como un despertar que nos hace dejar el refugio que nos protegía del frío y de la lluvia; nos desperezamos y como las golondrinas llenamos Valladolid de “idas” y “venidas”, de rumores de vida y ocio. Hay una atmósfera envolvente que nos susurra… “Vive Disfrutando”.

Nos late en la sangre un “tiempo de verano” que hace posible para algunos colonizar de nuevo sus pueblos, a otros los hace migrar durante unos días vacacionales a otras ciudades, o al mar, o a la montaña; pero en conjunto buscamos actividades recreativas que nos socialicen más y nos proporcionen nuevas sensaciones con un poco de ejercicio saludable. Para los permanentes, Valladolid nos regala agradables zonas de “paseo”, terrazas tendidas al sol para degustar una buena charla y refrigerio; nos ofrece proyecciones de cine al aire libre, y hasta rutas turísticas guiadas por la ciudad. No podemos olvidar nuestro “Campo Grande”, lugar magnífico para solazarse y distraerse a la sombra de sus árboles, también tiene un espacio adecuado para moverse y divertirse con las orquestas y los tradicionales bailes de la Pérgola.

Sea cual sea el lugar donde nos encontremos nos alcanzará la noche más corta, la llamada noche de San Juan, vívela bailando, porque Vicki Baum dice que hay atajos para la felicidad, y el baile es uno de ellos.

Escrito por María del Carmen González Sanz (Maika) para el Prólogo de la edición nº 3 de VD, jun-jul 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X