VIVE DISFRUTANDO

El Mindfulness me aporta calma

Me llamo Rosario y os voy a contar lo que para mí ha significado la práctica del Yoga Y Mindfulness, de forma habitual en mí día a día.

Todo surgió tras el fallecimiento de mi madre, a la que me había dedicado en cuerpo y alma a su cuidado; cuando ella murió quedó un gran vacío en mí, que necesitaba llenar, sentía que emocionalmente y como consecuencia de ello, físicamente, no me encontraba bien.  Aconsejada por mi hija, que es profesora de Yoga y Mindfulness y que  practica Yoga desde hace 18 años, me apunté a unas clases a la semana en un centro de yoga cerca de casa. Empecé a hacer ejercicios de yoga, de relajación y a practicar la meditación a través del Mindfulness, donde mi hija fue mi guía,  a mi ritmo y dejando que fuese mí mente y mi cuerpo el que me guiase. Tras un tiempo de práctica semanal, asombrosamente no demasiado, encontré esa paz y esa relajación que necesitaba para dar un significado y  una perspectiva nueva  a mi vida.

Mi práctica semanal es la siguiente, aunque estas disciplinas se adaptan de forma muy flexible a nuestras necesidades. Durante 3 días a la semana acudo a un centro de yoga, donde un profesor  me  enseña Asanas, relajación… que han cambiado mi cuerpo física y mentalmente; y 1 vez a la semana, durante hora y media, práctico Mindfulness y meditación, esto ha traído otras maneras de enfocar mi vida. He encontrado en el Mindfulness la calma que necesitaba, he aprendido a separarme del foco de mis preocupaciones y he podido así cambiar la perspectiva que tenía frente a lo que me afectaba. Mi actitud es mucho más positiva y la vida me desborda mucho menos y muchas menos veces.

Yo os animo a que os practiquéis si estáis en mi situación o sentís algo parecido a lo que yo sentí, Yoga y Mindfulness; porque os ayudará como a mí me ha ayudado a superar situaciones de estrés y a enfocar vuestra vida de una forma completamente diferente.

Habitualmente practico Yoga y Mindfulness en el centro Alaya Yoga. Y doy las gracias a mis profes y a mi hija Cris, que tanto me han ayudado.

Enviado por Rosario para el Rincón del lector de la edición nº 4 de VD, ago-sep 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X