VIVE DISFRUTANDO

La Navidad en los 70

Balbi, nos recuerda sus primeras Navidades en Valladolid.

Niebla. No se veía nada. Mi pelo se humedecía y me aparecían los rizos de Estrellita Castro. De haberse adornado las calles con luces navideñas en Las Delicias, por la noche hubieran parecido luciérnagas de colores. Se oían villancicos que procedían de tiendas de Avda. Segovia. En casa colocaba al Niño Jesús, tamaño grande, en su cuna cubierto con un pañito blanco con puntilla, para que no se enfriara. En mi pueblo cuando tenías siete años te lo traían los Reyes Magos. Y lo rodeaba de figuritas de barro hechas por mi tío. Árbol de pino natural adornado con tiras de espumillón y bolas de colores. Pasaron bastantes años hasta que incorporé las lucecitas que se encendían y se apagaban. Todo acorde a familia de clase media baja de los años 70. Haciendo las prácticas de Magisterio en el Colegio Luis Vives, esas Navidades, adorné los pasillos. Me mostró su entusiasmo el Inspector al verme subida en la escalera haciendo esa tarea. En Nochevieja, después de cenar con mis padres y mi hermana bajaba a casa de la señora Sixta y sus hijas, nos reíamos mucho contando chistes: machistas, sexistas, homófobos, racistas… Entono el ¡MEA CULPA! Al amanecer, tomábamos chocolate con churros. Cómo no recordar a don Millán Santos el cura rojo de la Parroquia de Santo Toribio ¡Cuánto bien hizo en el Barrio de Las Delicias! Practicando esa Iglesia que él había soñado. En el Colegio Virgen Niña, donde he trabajado, las Navidades que más recuerdo son las que celebramos con escenas vivientes del Misterio de Jesús de Nazaret, según el cristianismo. Mi alumnado de 1º de EGB, representó: la Noche de Reyes. Lo disfrutaron sus progenitores y también los abuelos y abuelas. Se emocionaban. Nos emocionábamos.

Enviado por Balbi para el Rincón del lector de la edición nº 6 de VD, dic’18-ene 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X